La idea de esta copa católica surge tras unas charlas viendo un partido de la famosa Clericus Cup, el Mundial pontificio disputado por sacerdotes y seminaristas de todo el mundo. Este torneo se juega en el campo del Oratorio de San Pedro, junto a la impresionante Cúpula de San Pedro del Vaticano. Siguiendo el lema:  «El papa Francisco es mi capitán».

El Vaticano está muy interesado en la Clericus Cup: además de por su influencia planetaria, la institución piensa que los valores de superación, disciplina, esfuerzo y trabajo en equipo que se asocian al fútbol, son muy necesarios para la vida en la sociedad moderna.

Así pues, esperamos que sea un éxito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.