La Navidad, así como la Pascua, son fechas litúrgicas muy importantes para la Iglesia. Es por esto que se dedican varias semanas a la preparación espiritual, para disponer nuestro corazón y acoger tanta gracia y bendiciones del Señor.

El adviento es el tiempo para limpiar nuestra casa interior. Nuestro corazón. Solemos escuchar muchísimos consejos para vivir adecuadamente estas semanas tan especiales, pero nos entran por un oído y nos salen por el otro.

El video que te comparto a continuación presenta tres ideas sencillas, claras y muy concretas para vivir estas semanas previas a la Navidad:

 

 

En primer lugar, la confesión, para tener nuestro corazón limpio. Es Cristo quien quiere nacer en nuestras vidas. Por tanto preparar nuestros espíritus para recibirlo con un corazón bien dispuesto. Una vez que tenemos nuestra alma limpia, esforcémonos por traer paz y armonía a nuestro hogar. Procuremos que en nuestra familia, con nuestros amigos y nuestras parejas reine la paz. Finalmente, la vivencia de la caridad. Recuerda que para esta época cualquier obra de misericordia corporal o espiritual, es más que bienvenida.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.